jueves, 19 de marzo de 2015

Cuando la Justicia duerme...


Video ...Yemoja


sábado, 4 de agosto de 2012


Yo también le rezo a Dios por ti mi amor! Todavía quiero creer que en este mundo existen cosas buenas y gente admirable. Quiero creer que hay personas justas y que hacen balanza poniendo en equilibrio la vidas y a las personas. Lástima Valentina, mi niña que te han hecho tanto daño una abogada con hábitos, mercenaria en nombre de la ley y con hambre de maldad, porque ella jamás defendió tus derechos y manipuló todo este escenario con plata de tu madre y tu abuelo, impidiéndonos de verte y hablarte en nombre del Tribunal. Mintió asquerosamente y no sabemos el porqué hizo este tremendo daño a un angelito como vos. ¿Será que es una paria? ¿Será que no es mujer ni mucho menos persona? Es un diablo disfrazado de santo y aplicando la justicia a su conveniencia. Hoy sos pequeña, vas a crecer y ¿sabes qué amorcito? nadie tiene en cuenta que serás un Juez implacable y yo me encargaré, vida mía, que sepas la verdad escrita y documentada porque asi lo mereces. Este es mi trabajo y voy a defender y pelear por tus derechos y libertad, la que hoy no posees ¡Esta es tu triste historia y no mereces que nadie más te mienta como lo están haciendo desde que te arrancaron de los brazos de tu madre con falsas denuncias y amenazas... ¡Vamos que falta poco, aguantá! aguantá un poquito más bebé y hacé lo que te enseñó tu mamá: Mirá al cielo todas las noches y busca esa luna brillante y hermosa porque te va a decir cosas bellas y ciertas a tu corazoncito. Así sabrás cuánto te esperamos y amamos...

miércoles, 8 de febrero de 2012




www.cositasdeyaya.blogspot.com

Porcelana fria
Todo souvenirs: casamientos, cumpleaños,bautismos, comunión,
aniversarios, Centros para tortas.
Para todos tus eventos

Tu consulta no molesta- Pedidos con anticipación

15-3172-9716 (porcelanafrialascositasdeyaya@gmail.com)


Indiana Bauer
No permitas que te discriminen ni te golpéen con humillaciones. Blanco de piel, negro de alma. Negra tu piel, alma de luz... ¡Digamos BASTA a la discriminación racial y religiosa!




Indiana Bauer (https://www.facebook.com/profile.php?id=1057872196)
Es un delito espiritual y moral. El precio que se paga por humillar, ofender, discriminar es alto ante la justicia divina...

_____________________________________________________________________________

Declaración Universal de los Derechos Humanos


EL RACISMO NO ES UNA OPINIÓN, ES UN DELITO.

ESPAÑA. Código Penal. Artículo 510. 1. Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses. 2. Serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía.

"... Es un derecho que el hombre posea una identidad, libertad de expresión y religión. Es una necesidad dar amparo a los desprotegidos, que un gobierno los asista como también su comunidad. Es sabio, correcto, indispensable no discriminar sexo, raza y religión. Todos somos iguales ante los ojos de Dios, sea cual fuere su nombre...

¡BASTA DE ACOSO Y DISCRIMINACION! La justicia, los letrados deben tomar conocimiento de lo que significan las igualdades, libertades (cuando comienzan y terminan). Ante este acto debe imputarse con pena severa porque el daño moral es el más sensible y afectado y del cual no puede resarcirse con nimiedades.-

Yalorixá Indiana t´ Yemoja.-

Eu não gosto de você, me odeia por ter a minha religião
¡Eu sou de Axé!
_________________________________________________

Lée por favor...


DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Artículo 2

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.
Artículo 3

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
Artículo 4

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.
Artículo 5

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Artículo 6

Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.
Artículo 7

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.
Artículo 8

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

lunes, 18 de julio de 2011

Amia...17 años sin JUSTICIA




GEMIDOS PÚRPURAS...

(Al pueblo hebreo, en el 6to. Aniversario del atentado a la AMIA)


¡Piedad grita la gente!
Ahogada en desdichas
Estructuras desoladas
Entre miedos sucumbe
Su tierra apenada...

Frágiles soplos
De azufre, pólvora y tamo
Revelan el odio y el olvido
Triste y ensordecido
De los hombres sin alma
Y patrias sin alba...

¡Piedad, gritan las ánimas!
¡Dejad a mi pueblo en paz!
No hostiguéis a los infelices
Que desean conocer la libertad.

Errante padeció mi pueblo
En fluctuante andar,
El delirio violento
Por los que juraron
Los cobardes a matar...
Condenando a mis deudos
A las cámaras de gas.

Bajo las ruinas de la AMIA
Pétalos y gemidos púrpuras
Ven renacer al fénix
En colosal apostura.
Brotando entre silencios
Hálitos de esperanzas
Que hoy claman justicia...

¡Piedad gritan las ánimas!
¡Dejad a mi pueblo en paz!
No hostiguéis a los infelices
Que solo desean la libertad.


INDIANA A. BAUER VILA ( 18 de Julio de 2000)

sábado, 10 de julio de 2010

Encuentro y misa de ex-alumnas del Instituto Nuestra Señora del Huerto -Témperley 4-7-2010

Témperley, por la década del 70 comenzaba a transitar por esas calles y un día de marzo, muy cerquita de mi cumpleaños, atravesé esa enorme puerta barnizada para ingresar dentro de esta familia huertana, que, a pesar de haber transcurrido algo más de 33 años, no olvido ni quito su lugarcito en mi corazón e historia.-
video

viernes, 18 de junio de 2010

¡Vida y Metamorfósis!


05 enero
¡VIDA Y... METAMORFOSIS!

Hoy es un domingo de otoño, como otros tantos que han corrido en mis agitados calendarios. Es un tibio día, pronto ha de atardecer y aunque está nublado puedo observar el encanto misterioso de los colores que se muestran tímidamente como un gran abanico abierto en la puesta del sol, adornando ese cielo tan transgresor cuando nos quiere desafiar en su dimensión tan extraña.

La casa está silenciosa. Un fuerte aroma a jazmines se desplaza por la habitación. Trato de conciliar el sueño, aunque es temprano, pero es mi único hábito para que el tiempo pase más rápido y no sentir la pesadez de las ausencias.

¡Dios mío, cómo han pasado los años! ¿Adónde fueron los días en que mis niñas correteaban por la casa? Esos días maravillosos en que me sentía dichosa, plenamente una mujer, íntegra como madre, como persona. A veces me paso el día entero mirando viejas fotos de mi niñez tratando de recobrar_ entre mis nostalgias_ una gran parte de mi vida y recordar a mis seres más amados. Pero las historias son gestas reconocidas y aplaudidas unas, y otras, como esta, pasan inadvertidas sin cargarlas en viejas y desgastadas hojas y ni siquiera aun, ocupando un lugarcito en la memoria, de quienes sin quererlo, fueron partícipes de ella.

Puedo recordar mis paseos por la Plaza Mitre, en la ciudad de Monte Grande. Cómo me gustaba ver caer el agua de la fuente. Los árboles tan añejos que no dejaban ver el cielo porque sus copas se abrazaban como un gran arco en el cual me permitía sentarme bajo su custodia en el viejo sillón de plaza. Mis pies jugaban con la grava moviéndola de un lado a otro o dibujaba con un palito algún corazón o escribía mi nombre: INDIANA

Sin vacilar, busco en cada rincón algún recuerdo, en mi vieja casa de la infancia, en aquellos amigos que han pasado y en los que aún están a mi lado o vaya a saber porqué cosa del destino, vagan por el planeta sin que yo los pueda ubicar en sus coordenadas. Vivifico. Construyo con métodos casi insólitos algún pasaje por venir o personas nuevas que han de acompañarme en este mundo tan revolucionado y establecido, casi, casi, con esa expresión moderna llamada globalización.

Muchas veces me detengo a pensar, adónde quedaron las calesitas, los caballitos domingueros en las plazas rodeados de chicos y padres. Los circos que llegaban al barrio y alborotaban a todo un pueblo con sus fachadas de colores, malabaristas, payasos repartiendo sonrisas y propagandas, saludando alegremente a la gente. Recuerdo cuando paseaban en sus carromatos con los leones y los elefantes anunciando con altavoces el día de la presentación oficial y el precio de las entradas, mientras algún perrito travieso daba vueltas junto al chimpancé vestido con un mameluco y un cigarro en la boca sosteniendo un muñeco con su mano torpe y peluda.

¡Y el globero!, Pobre hombre viejo y cansado. Él ofrecía sus enormes globos de colores ¡Sí hasta parecían huevos gigantes!, que claro, para mi estatura de apenas 1 metro, me llenaba de ilusión poder tomar ese manojo grandote, grandote y echar a volar...

¡Qué belleza esas tardes de domingo que ya ni se ven! Los hijos y los padres juntos compartiendo alegrías y sorpresas. Esas sorpresas que cotidianamente y a cada instante, nuestros pequeños nos regalan y porqué no, rescatan desde nuestro interior ese niño dormido que al crecer nunca le damos tiempo para despertarlo. Quizá porque duele saber cómo han pasado los años y nuestras fantasías quedaron dentro de esa cajita mágica que no se abre nunca, solo cuando damos un espacio a la reflexión y a las nostalgias.

El tiempo que nos marca, indefectiblemente, con las experiencias de nuestras vivencias, sean malas o buenas, eso queda plasmado en el libro íntimo espiritual, y porqué no, humano también. Por inercia, por atracción o quizá por una simple voluntad accedemos a concretar, buscar, investigar más allá de las razones que están impuestas en la sociedad. No nos detenemos a pensar, ni siquiera un minuto si en ese logro, hemos avanzado hacia la perfección, o por el contrario, hemos avanzado hacia nuestra propia destrucción material, espiritual y también social.

Desafiar..., desafiar a veces las leyes, nos concentra en seres marginados. Individualizados, cada uno en sus propios sistemas de vida, nos lleva a sostener pautas que difícilmente compartidas con otros grupos, puedan ser homogéneas a pesar de proceder de una misma naturaleza. Es por ello, que, desafiando las leyes de la propia existencia humana, condicionamos a nuestras próximas generaciones a vivir en los olvidos... En los eternos vacíos que provocan las desigualdades, los desafueros, las trivialidades, las arrogancias y los perennes rencores. Aquello que fortuito nos enseña el dolor no se olvida jamás, como tampoco las felicidades que se rescatan desde la infancia hasta las caídas de nuestros últimos pétalos en esta vida que hemos decidido transitar y a la que no debemos desdeñar.

La vida. Muchas veces trato de imaginarme otro nombre. Que la palabra vida tenga otro significado, lo veo imposible y hasta absurdo... Vida es compartir, entregarse a sus afectos, a sus ideales, pelear por ello. Vida te da el amor sin egoísmos, amar sin medida ni objeciones.

Vida es cuidar, sonreír y perdonar a tu prójimo, perdonar... ¡Qué difícil es saber perdonar!

Hoy, pasó ese domingo tan espléndido, sé que no habrá otro igual, ni siquiera con el mismo cielo, ni las mismas nubes que lo armonicen, ni el mismo aire como tampoco los mismos jazmines que posaron estáticos en un florero de mi cuarto.

Celebro, entre mis ausencias y mis acordes, porque mis letras no son letras, sino acordes que mi alma tiene grabada y me hace expresar en esta quimera incomprensible y hasta a veces defectuosa. Celebro mi tremenda soledad entre mis recuerdos, porque llenan esos espacios que nunca deben permanecer vacíos, que me ayudan a sobrevivir y me anuncian el buen trayecto de aquella misión que he tratado de cumplir, pese a las tempestades o a los encantadores momentos que no me permitieron comprender el dolor o la existencia ajena.

Ya es tarde, y otra nueva me espera. Allí voy silenciosa a la entrega de los sueños que me acunaran en ese eclipse demencial que existe entre el hombre y la tierra, el sol y la luna, el espíritu y la carne, y, entre el amor y el odio; para observar sigilosa, como se pierden los momentos más sublimes sin que se percaten, las gentes descuidadas, de los tesoros que caprichosamente dejaron escapar de sus manos y de sus tiempos, para caer en las profundas aguas oscuras de ese océano llamado “Indiferencia al Olvido”

Entonces, rescato desesperada mis antiguas fotos, revivo mis personajes, los paisajes, las ciudades muertas de papel, las calesitas, el circo, los globos, mis hijas, mi vida..., porque temo caer en ese oscuro olvido, y que mi mente quede atorada de imágenes satelitales donde confusamente sobreviva dentro de historias y novelas sin paladines, sin Romeos ni Julietas, que me permitan soñar de vez en cuando. Temo estar donde solo existen odios, luchas y las vergüenzas que acompañan a la impunidad, a la marginalidad, a la corrupción...

Sí que ya es tarde, pero el tiempo de los tiempos continúa su inescrutable paso en este espiral, con sus polaridades, sus planetas, sus lunas y sus soles... entonces, me arrimo silenciosa, como un espectro que espera el recuerdo de sus seres queridos para acompañarlos en su soledad y evoco la firme promesa de no olvidar ni un instante, aquellos momentos que la vida incoherente me regaló y supe aprovechar.-



Indiana Bauer

Lomas de Zamora: año 2000